UNIÓN CON LOS HERMANOS ESPIRITUALES

Agradezcámosle al Señor, el haberos llamado a esta humilde Orden y vivamos en este santo desafío, ayudándonos unos a otros, con el ejemplo, a caminar con constancia hacia la meta que Dios nos ha señalado.