HUMILDAD

Pide al Señor y trabaja por ser humilde. En el fondo, la raíz de todas nuestras dificultades, está en la falta de humildad.  Estate siempre dispuesto a rebajarte a los demás por amor a Él, que tanto se humilló por nuestro amor.